GRUPO ESPELEOLÓGICO MATALLANA

El Grupo

El Grupo Espeleológico de Matallana fue creado en el año 1967 por vecinos de Matallana de Torío (Estación) que exploraban cavidades en la zona de la Montaña del Torío. El garaje de Teo, al lado de las vías, fue el primer almacén de material del grupo. Y así empezó todo...

A los fundadores del GEM pronto se les une en León un entusiasta grupo de amigos muy vinculados al barrio del Crucero y que entran en contacto con el grupo porque la ribera del Torío: Valporquero, el Rubio, el Moruquín... han sido las cuevas en la que se han forjado prácticamente todas las generaciones de espeleólogos leoneses.

Fundadores y miembros del grupo del CruceroUnos años después la mayor parte de los miembros del Grupo de Espeleoje, uno de los más activos del momento, abandonan en bloque la OJE y, debido a la amistad que tenían con los fundadores del GEM, desembarcan en nuestro grupo.

El primer mito

Una vez lograda la travesía de la cueva de Valporquero por los espeleólogos del Casino y conseguido el enlace Perlas-Covona, por miembros del grupo Espeleoje a los que el GEM cede parte del material que usaron, el siguiente objetivo a batir estaba en localizar y descender la Sima de los Ingleses, el Sil de la Columbina, que se sabía estaba en el Pico Polvoreda, cerca del pueblo de Correcillas, y de la que las crónicas decían que había sido explorada por unos ingleses que habían alcanzado los 300 m. de profundidad.

El GEM ya había evolucionado lo bastante como para plantearse esta cavidad que, al parecer, superaba en casi 100 m. el mayor desnivel alcanzado por espelólogos leoneses que eran los -221 m. del sistema Valporquero-Perlas-Covona.

La sima es localizada y se monta un campamento, con base en Villalfeide, a más de 7 km. de la cueva, cuyo objetivo principal es el descenso del Sil de la Columbina pero que también mantendrá a espeleólogos en el Valle de Marqués.

La técnica en aquellos momentos seguía basándose en la escala, a lo suma se descendía en rappel con la técnica 'Comicci', lo que hacía las exploraciones especialmente lentas. Por fin, cuatro espelólogos del GEM alcanzan el fondo del Sil de la Columbina a ¡-100 m. de profundidad!...claramente las medidas de los ingleses estaban dadas en pies.

A pesar de la pequeña desilusión que supuso el desnivel real de la cueva, la forma en la que se plantea el campamento y la manera en la que se ataca la cavidad nos lleva a considerarla como la primera gran cavidad explorada por el GEM.

Las primeras campañas en Picos de Europa

El Sil de la Columbina es la 'cueva' del grupo de fundadores, a partir de ella entregan el testigo a un numeroso grupo de jóvenes que se inician y experimentan con el sólo cuerda, aunque fuese en doble, los primeros spit, el libro de Espelología Vertical de Mike Meredith, las prácticas en la Peñica de Vegacervera, la evolución de la técnica por el ensayo y la experiencia, los campamentos de Abelgas... y a partir de ahí nuestro órdago a la grande.

Campamento en la vega de LiordesEl GEM decide ir a jugar al terreno de los grandes grupos y planteamos la primera campaña de un grupo leonés en Picos de Europa; el lugar elegido, la Vega de Liordes en el leonés valle de Valdeón. En la primera quincena de Julio de 1977 cuatro espeleólogos del grupo, 3 chicos y una chica, cuya media de edad no alcanzaba los 20 años portean, cuando aún no existía  la pista de Remoña ni teníamos coche, el material necesario para un campamento de 15 días en las praderas de uno de los sitios más bonitos de Picos.

Aparece L6, la Torca de la Horcadina, iniciamos la colaboración con los compañeros del G.E.R. dentro del colectivo de Grupos Leoneses. Las campañas en Picos se suceden pero también se descubren, exploran y topografían cuevas sobre todo en la Montaña Central Leonesa: Abelgas, Sancenas, Piedrafita de Torío, Riaño...

En Picos de Europa, en 1982, abrimos las campañas de exploraciones en la canal de Mesones e iniciamos nuestra relación con las gentes de Caín, quizás los mejores conocedores de los Picos. Los de las Torcas, como nos conocen en Caín, pasamos a formar un poco parte del pueblo.

En la canal de Mesones, en la Torca de la Redondina, alcanzamos la mayor profundidad que hasta el momento habían descendido espeleólogos leoneses -381 m.

Majadas de Mesones Grupos LeonesesAlgunos años después volvimos a superar la máxima profundidad en la Torca de Cabeza Llambrera, alcanzando los -500 m. de profundidad en el fondo del pozo de los Caínes, por Caín de Arriba y Caín de Abajo, un impresionante pozo de más de 300 m. de profundidad.

Y allí, en el fondo del pozo de los Caínes, la generación de 1977 dejó el testigo a los nuevos espeleólogos del GEM.

El grupo de jóvenes, que comenzó su actividad en la primera mitad de los 70, tuvo que lidiar también con el momento de cambio territorial en el Estado y con la desmembración de la Federación Noroeste de Espelología (Asturias, Cantabria y León) para formar las Federaciones Autonómicas. Intentamos el sueño imposible de una Federación Leonesa de Espeleología al estilo de la Asturiana y Cántabra, pusimos encima de la mesa nuestros trabajos, y así nacen el Archivo de Cavidades, la revista SIL, la organización de unas Jornadas Nacionales de Espelosocorro... al final el objetivo realista de una Delegación Leonesa de Espeleología con relevancia dentro de la estructura federativa autonómica fue nuestro logro y el de los otros grupos leoneses, GER, ADAL, IPOVE...

Las grandes simas de los Picos

En 1992 el GEM retoma las campañas en Picos de Europa y la que es sin duda la generación más brillante de espeleólogos que hasta el momento ha tenido el grupo inicia su andadura donde lo dejó la generación anterior: en el fondo del pozo de los Caínes en el Sil de Oliseda (Torca de Cabeza LLambrera).

Foto de grupo delante del bar de MiguelUn grupo numeroso de miembros del GEM, tanto de espeleólogos como de colaboradores, se plantean “precampañas” en las simas más representativas, tanto a nivel provincial como nacional durante el invierno-primavera para ponerse a punto de cara a las campañas veraniegas de Picos (Huergas, Riaño, Villayandre, Torca Juanín, Aralar, Cellagua…).

Este año 92, tan significativo, supuso la cohesión del grupo y la puesta en marcha de toda la logística para establecer campamentos de exploración, tanto por los equipos punta como los de apoyo y logística (por aquel entonces no había helicóptero). El número, la capacitación y el compromiso se ponen de manifiesto al avanzar de forma significativa en las dos grandes simas: La Horcadina (L-6) y el Sil de Oliseda (Ms-42), incluso de modo simultáneo pese a encontrarse en macizos diferentes. Después del Pozo de los Caínes aparece el “Nasío” en L-6. Se consigue establecer comunicación por radio desde el fondo del Sil de Oliseda con Miguel, en Caín, gracias a la instalación de un cable en la misma hasta la boca. Tan solo los sifones de ambas, en torno a los -800 m., limitaron el potencial de avance de las mismas.

Aparte de los logros en las grandes simas, se revisaron y exploraron otras cavidades de más de -150 m. como Ω 21, Sumidero de Liordes,… En la Montaña Central se exploran simas significativas en la zona de Riaño y otras. El número de simas marcadas y exploradas en esta etapa es, sin duda, una de las más prolíficas.

A partir del año 98, con las ilusiones un tanto reprimidas por la escasez de avance en profundidad, se incorporan nuevos miembros al GEM, lo que va a constituir un proceso continuado hasta la actualidad, gracias a la labor de formación de esta brillante generación. Ya se han abandonado y desinstalado las dos grandes simas y se inicia una profunda labor de exploración y revisión. Las simas más prometedoras son Torca Magali, La Monda y Torca Marino (TC 4). Se introduce la cuerda de 8 mm., el “pantín”, la escalada en artificial y se comienzan a utilizar pequeños taladros: aparecen los “equipos minimalistas” (dos o tres personas moviendo volumen y peso reducidos que alcanzan una enorme efectividad). Se emplean por vez primera los microexplosivos diseñados por nosotros para facilitar las desobstrucciones.

Vivac en la TC-4Durante los meses de tiempo adverso se realizan revisiones y exploraciones en la Montaña Central. Se explora El Fontanón, con equipos de buceo, por miembros del Club. Es destacable la exploración en la zona de Valdorria y las proximidades de Valdeteja, donde pasamos numerosas veladas los fines de semana.

La Monda progresa lentamente a partir de -500 m. en un dificultoso meandro activo y Torca Magali llega a los -390 m. con un gran desarrollo horizontal. Avanzando las campañas llegamos a superar la cota de profundidad del Club, alcanzándose en La Monda los -900 m. y Torca Magali llega a contactar con la Sima de la Cornisa, lo que constituye un hito en exploración en Picos y en la actualidad se conoce como sistema La Cornisa-Torca Magali.

Aparte de los logros y esfuerzos en la exploración se organizan actividades y eventos con mayor o menor éxito: Jornadas de Difusión de la Espeleología, Limpieza de Cavidades, Travesía del Curso de Aguas de Valporquero,… También se ha colaborado con otros grupos y con instituciones de los descubrimientos en las cavidades de nuestras zonas de exploración o aledañas: Universidad de León, Patrimonio de Castilla y León y CSIC.

Mientras se progresa lentamente en La Monda se revisan y exploran las zonas de Remoña, El Sedo, Moeño y Friero. La más prometedora, aunque menos accesible, es Torca Marino (en honor al cainejo que nos la indicó). En 2005 se redescubre y se baja a -57 m.

Punta de exploración en la MondaEn el año 2013 no consiguimos superar la cota de – 940 m. en Torca Marino pero se sigue descendiendo con gran esfuerzo el meandro activo de La Monda y al final lo logramos, ¡alcanzamos, por fin, la ansiada cota -1.000 m.!

Desde aquel ya lejano 1992 hasta hoy el carburo y los equipos de espitonar han sido sustituidos por los led y los taladros, lo que ha facilitado la exploración. El helicóptero como modo de porteo, anteriormente facilitado por la Guardia Civil y en la actualidad contratado por el club, ha facilitado los trabajos de exploración.

Hemos organizado de un modo exitoso en el año 2018 los “Encuentros Espeleológicos en Valdeón”, patrocinados por el Parque Nacional de Picos de Europa y en colaboración con la Junta de Castilla y León y la Universidad de León, con motivo del Centenario del Parque Nacional reuniendo a algunos de los más representativos de la exploración e investigaciones espeleológicas en los Picos de Europa.

La “punta de lanza” de los últimos años, hasta hoy, ha sido Torca Marino: grande, cómoda, sorprendente y… la más inaccesible de las exploradas. La historia sigue...

         

En el 2019 somos un total de 77 socios de los que 56 estamos federados en espeleología.

Nuestro objetivo espeleológico para este 2019 es avanzar lo más posible en la exploración y topografía de Torca Marino (TC-4) a la que parece no va a ser posible colgar el cartel ni siquiera de 'creemos que hemos terminado'.

Simultáneamente estamos haciendo salidas fuera de Picos repitiendo alguna de las cuevas más conocidas de la montaña leonesa.

La Junta Directiva del GEM está formada por

  • Presidenta. Ana María Muñiz Pino
  • Secretaria. Mercedes Morán Palacios.
  • Tesorero y responsable de actividades. Adrián García Martínez

Si te interesa la espeleo y quieres contactar con nosotros puedes hacerlo de la siguiente manera.

  • Mandando un correo electrónico a la dirección espeleomatallana@espeleomatallana.com con tus datos personales, e-mail y teléfono de contacto.
  • Llamando a la secretaria del grupo, Mercedes, al teléfono 649 86 57 57